lunes, 30 de noviembre de 2009

Videoentrevista con el escritor Alberto Laiseca



"Hay que huírle a la hipercrítica porque sólo sirve para trabar la escritura"


El autor de "Los Soria" habló sobre el proceso creativo, sus inicios en la literatura y sus grandes maestros. Aseguró que ni la desdicha ni la soledad son necesarias para concebir grandes obras.

Por Patricio Lange.

Para esta entrevista Alberto Laiseca me recibió en su casa, un pequeño departamento en el barrio de Caballito. Al entrar me encontré con la morada de un artista y, aunque el dueño de casa no estuviera presente ni yo supiese quién la habita, mi impresión hubiera sido la misma: aquí vive alguien a quien sólo le importa la literatura.

El escritorio fue conquistado por grandes pilas de papeles. El resto por polvo, humo de cigarrillo y botellas de cerveza vacías. Y las paredes cubiertas por cientos, quizás miles de libros con lomos invisibles, sin nombre. Su dueño se encargó de forrarlos con papel blanco. "Es para enmascararlos y evitar el robo", explicó.

Laiseca habló de su admiración por Edgar Allan Poe y Oscar Wilde, y sobre lo mal que escribía cuando comenzó en la literatura. Hoy, en sus talleres le aconseja a los alumnos "huírle a la hipercrítica como si fuera la peste bubónica" y "vivir mucho, leer más, y escribir todo el tiempo".

Entremos al mundo Laiseca.



Alberto Laiseca nació en 1941, en Camilo Aldao, provincia de Córdoba. Estudio Ingeniería en Rosario pero al poco tiempo abandonó la carrera para dedicarse a la literatura. Trabajó como peón de campo, y como empleado de limpieza en Buenos Aires mientras escribía. Durante diez años se dedicó incansablemente a la creación de su libro "Los Soria", una novela de más de 1300 páginas que se publicó 16 años después de haber sido escrita, cuando ya era una obra de culto en el ambiente literario. Ricardo Piglia la definió como "la mejor desde Los Siete Locos", de Roberto Arlt.


Entre sus obras:

* Su turno para morir (1976)
* Matando enanos a garrotazos (1982)
* Aventuras de un novelista atonal (1982)
o comienzo
* Poemas chinos (1987)
* La hija de Kheops (1989)
* La mujer en la muralla (1990)
o La caída del Rey Nan
* Por favor ¡plágienme! (1991)
* El jardín de las máquinas parlantes (1993)
o 1.La usina parlante
o 2.El jardín del mago
o 3.Me visita un astrólogo
* Los Soria (1998)
o crítica de Gudiño Kieffer
* El gusano máximo de la vida misma (1999)
o fragmento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada